Cuando somos mal remunerados en nuestro empleo


Tenemos un empleo que nos gusta, incluso nos encanta el espacio y nuestros compañeros de trabajo pero, siempre hay una queja, ocurre que no nos pagan lo suficiente por todo el esfuerzo que invertimos y todo el tiempo que le dedicamos a poner a nuestras ideas en orden en pro a que la empresa crezca y se desarrolle. Es complicado para muchos, porque por lo general uno de los principales factores que mantiene a los empleados felices y satisfechos con la empresa es la parte del suelo. Esta debe cumplir con la expectativas del trabajador y deben ser lo suficiente como para que se mantenga en la empresa.

No obstante, cuando nos encontramos con este caso lo primero que debemos hacer es hacer un estudio de nuestro entorno. Ver si nuestros compañeros se sienten bien con el salario que poseen, si este les alcanza para mantenerse y si piensan que es lo que se merecen por su jornada laboral así como por su esfuerzo o su preparación previa. Una vez que veamos que el sentimiento es colectivo, debemos ser ese puente de comunicación que le exprese esta incomodidad a los directivos.

Antes que eso lo que recomendamos es evaluar las ganancias de la empresa y sus alcances. Muchas veces no se trata de que nuestros jefes sean tacaños, se trata de que el empleo no produce lo suficiente como para poder darle una mejor oferta a los empleados. Es ahí donde debemos aplicar el principio de pertenencia y apostar por crecer con la organización, si es que tanto nos gusta y queremos crecer con la misma.

De lo contrario, hablando se entienden la personas y si no se llega a ningún acuerdo entonces puedes considerar conseguir otro trabajo que sí cumpla con todas sus expectativas.


AD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © Servicio Publico De Empleo. All rights reserved. Template by CB | Published By Kaizen Template | GWFL | KThemes